Celibato sacerdotal

Hijo, es tan anexo el celibato al Orden Sacerdotal que ni los orientales se casan después de recibir el Orden, sino después y con condiciones matrimoniales especiales, huyendo de la complacencia en la carne, en el placer, en este terrible enemigo del alma.

Casarse después de recibir el Orden Sacerdotal es una profanación del Sacramento del Orden que imprime sello indeleble, eterno y esencialmente distinto del sello indeleble del Bautismo y de la Confirmación.

Etiquetas: