Consejos II

Sean fieles a lo que Dios os pide de delicadeza hacia Él Mismo.

Segurísimo que Nuestro Señor lo tiene en cuenta.

Comulgar en la boca y de rodillas es un Homenaje que Él Mismo no rechaza, antes, por el contrario, premia.

El Sacrilegio Eucarístico es la falta de respeto a la Divina Eucaristía.

Comulgar en la mano no indica el respeto que Dios merece, aunque las manos sean muy respetuosas.

El hecho de que antes, ahora o después se comulgue en la mano, no quiere decir que Jesucristo Nuestro Señor haya dado Su Comunión en la mano, sino los hombres; pues el Mismo Cristo, Él Mismo, Siempre, da Su Comunión en la Boca Suya Propia y en las de Sus Ministros, pues tienen éstos este Poder Divino de que no sean sus propias manos sino las de Cristo a través de ellos.