Cuadragésimos quintos Diálogos de Jesús con San Pedro Apóstol, Padre de los Apóstoles

Hijo Nuestro Muy Amado, Pedro Apóstol, Padre de los Apóstoles:

Muchas de Mis queridas almas están desviándose de Mí.

No están recibiéndoMe como Yo merezco, sino como no merezco.

Yo no merezco el trato de un objeto, al cual se le toma con la mano.

El verdadero Trono Mío es vuestro entero ser que respira por la boca, puerta de Mi entrada a vuestro interior.

Guardaos de malas palabras.

No ensuciéis con vuestro corazón rebelde vuestras bocas.

Preparadlas con la Santidad para recibirMe.