D.O.M.U.S.

D.O.M.U.S. Casas de la Oblación Enviada: OBLATIO MISSA.

D.O.M.U.S. Casas de la Oblación Pura del Unigénito Sacerdote, Parroquiales Almas adheridas a Cristo Eucaristía, Partícipes del Amor de Cristo Eucaristía

«Mis almas: Sois Casas espirituales Mías, Templos Míos y de Mi Padre y de Nuestro Mutuo e Infinito y Eterno Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo.

En nuestro purificado lenguaje latino se dice «Domus Spiritales», Casas Espirituales, como así os llamamos Mi Padre y Yo y Nuestro Espíritu Santo, a través de la primera carta de Nuestro Amado San Pedro Apóstol, Padre de los Apóstoles.

Yo Soy la Oblación Pura. Yo Soy El Hijo Único o Unigénito de Mi Eterno Padre. Yo Soy El Sumo y Eterno Sacerdote.

Vosotros, al ser «Domus» Mías, Casas Mías, sois, por Nuestra Divina Gracia y Misericordia, por lo tanto, DOMUS OBLATIONIS MUNDÆ UNIGÉNITI SACERDOTIS, que significa, CASAS DE LA OBLACIÓN PURA DEL UNIGÉNITO SACERDOTE.

Sois de Mi Casa, de la Casa Plena de Nuestra Gracia y Misericordia.

Sois Míos y de Mi Padre y de Nuestro Espíritu Santo, y de Nuestra Sacratísima Familia, la Santísima Virgen María y Su Siempre Virgen Esposo San José; y sois de Nuestra Jerusalén Celestial.

Pero no salgáis de Mi Casa, de Mi «DOMUS», para que siempre seáis «DOMUS MEA», CASAS MÍAS, CASAS ESPIRITUALES DONDE HABITE SIEMPRE MI PADRE Y YO Y NUESTRO ESPÍRITU SANTO, COMPLACIDOS EN NUESTRA SOBRENATURAL UNIÓN DE AMISTAD CON VOSOTROS».