Décimos Diálogos de Jesús con San Pedro Apóstol, Padre de los Apóstoles

Mi Amado Pedro, Sepultado está en Roma tu Sagrado Cuerpo.

Tu Cuerpo está bendecido. Tu Cuerpo está amparado por Mí. Tu Cuerpo está cargado de Divinas Bendiciones. Tu Cuerpo merece ser resucitado en el último día como Cuerpo Piedra Fundamental de todo el Edificio Celestial Que Es Mi Católica y Única Iglesia.

También tu Cuerpo es constitutivo de tu Ser Espiritual Piedra sobre la Cual Yo edifico el Espiritual Edificio, la Domus, la Casa Espiritual que es Mi Iglesia.

Quienes honraren tu Sagrado Cuerpo se disponen, con la Ayuda de Mi Divina Gracia, a ser edificados sobre Ti, Amado, Insustituible y Principal Vicario, Pedro Apóstol, que reinas Conmigo en Nuestra Eterna y Divina Gloria.

Etiquetas: