Somos la Infinita Blandura y Dulzura para quienes Nos aman

1. Yo no Soy Rígido para Conmigo ni para con las almas fieles, pero Soy Rígido e Implacable contra el pecado, la falta, la imperfección, la miseria, la maldad.

2. Mi Divino Querer, tanto con Mi Propia Voluntad Divina como con Mi Propia Voluntad Humana, Es El Mismo Querer de Mi Padre y de Nuestro Mutuo Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo.

3. Nuestro Divino Querer lo rige y lo conserva y lo está creando continuamente todo.

4. Nos, Mi Padre Eterno y Yo, Que Soy Su Hijo Único y Eterno, y Nuestro Espíritu Santo, Somos La Roca Perpetua, Inmortal, infinita, Eterna, Inmutable.

5. Para los que no Nos aman resultamos rígidos, pero Somos la Infinita Blandura y Dulzura para quienes Nos aman: Somos El Único Dios Vivo y Verdadero, Mi Padre y Yo y Nuestro Espíritu Santo.