IV Transmissio Universalis Romanæ Petræ Iesuchristi Nazareni, Gloriosi Iudæ Leonis

4ª TRANSMISIÓN DE LA UNIVERSAL ROMANA PIEDRA DE JESUCRISTO NAZARENO, GLORIOSO LEÓN DE JUDÁ

La Iglesia es «Corpus Mysticum».

Sí, es Cuerpo Místico, un Cuerpo único como dice San Pablo, siendo el propio Cristo su Cabeza.

– ¿Cómo sería Su Cuerpo?

– MÍSTICO, MISTERIOSO, pues el Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo es el Verdadero, Perfecto Cuerpo Humano, MISTERIO, Infinitamente Unido a Su Propia Divinidad o Esencia Divina, la Misma Esencia Divina de Su Eterno Padre y del Espíritu Santo.

Su Iglesia es, por ello, Místico y Espiritual Cuerpo de Cristo, no se puede comparar con un cuerpo carnal; en este caso también hay que transubstanciar para poder entender como entendemos Sus Palabras «Hoc est enim Corpus Meum».

La Santa Madre Iglesia no tiene cuerpo de varón ni de mujer, pensar eso es un accidente. La realidad no es este espejismo.

S. Pablo, Romanos 11, 23: «Y todavía ellos mismos si no permanecieren en la incredulidad, serán otra vez unidos a su tronco; pues poderoso es Dios para injertarlos de nuevo».

La Iglesia es el Tronco Vivo por el que circula la Savia de la infinita Verdad, Amor y Vida.

La Iglesia es la verdadera doctrina revelada por el Espíritu Santo y la tradición.

La Iglesia es la misma ayer, hoy, y siempre.

¿Quién como Dios?