Jesucristo nos habla III

«Hijos, ¿creéis que Soy como vosotros? No, en absoluto. Yo no dependo de vosotros.

Aunque me deis veneno, no Me envenenáis; aunque Me presentéis fórmulas incorrectas, YO NO DEJO DE ACTUAR EN MI IGLESIA Y PARA LOS QUE SON DE MI IGLESIA.

Yo y Mi Madre no abandonamos a Mi Única y Divina Iglesia, Esposa Mía e Hija de Mi Santísima Madre.

Yo y Mi Padre y Nuestro Espíritu Santo no abandonamos a los que vienen a Nos para recibir de Nos en Mi Iglesia Única los distintos Sacramentos Nuestros, aunque unos ladrones y salteadores Nos quieran cambiar los papeles, las fórmulas, las ceremonias, PUES YO Y MI PADRE Y NUESTRO ESPÍRITU SANTO, QUE SOMOS UNO, EL ÚNICO DIOS VIVO Y VERDADERO, ESTAMOS POR ENCIMA DE ELLOS Y DE TODOS Y DE TODO, y no dependemos de la letra, pues la letra mata, ES EL ESPÍRITU, LA DIVINIDAD, QUE SOMOS NOS MISMO, QUIEN DA LA VIDA.

Mi Verdadera Iglesia es Una Sola, Santa Católica, Universal, la Única Esposa Mía Apostólica. Ella no depende de los ladrones, de los salteadores, los cuales no entran por la PUERTA, QUE YO SOY; y por más que manipulen, no podrán nada contra Mí ni contra Mi Iglesia ni contra la buena voluntad de Mis Ministros y Fieles católicos.

Si un lobo tratara de interponerse entre Ellos, es decir, entre Mis verdaderos Fieles y Seminaristas y Ordenandos y Ministros de buena voluntad y Nos, Divina Trinidad, Que Somos El Único Dios Vivo y Verdadero, no conseguiría jamás interponerse entre Nosotros y anular Nuestra Acción.

Mi Alianza con Mi Católica Iglesia Es Exclusiva con Ella. En vano se esforzarán en destruir Mi Divina, Única y Eterna Alianza con Mi Esposa Una y Única, Santa, Católica y Apostólica, pues las puertas del infierno no La derrotarán.

No existen más Iglesias Mías. Yo Solo Tengo Una Esposa, Una Sola Iglesia Que Es Celestial: Gloriosa, Purgante y Militante.

Ella Es Mi Místico Cuerpo Que No Puede dejar de Ser Siempre Vencedor de los miserables y efímeros poderes infernales y terrenales.

Existen almas equivocadas que no son de Mi Única Iglesia Que Es la Católica, la Cual Iglesia Única Mía está en el Cielo y en el Purgatorio y en la Tierra, y Es Mi Único Redil. Mi Iglesia no está formada de falsas Iglesias o falsas religiones. Esas no tienen nada que ver Conmigo.

Mi Iglesia nunca dejó ni deja ni dejará de Ser, aunque muchos corderos y ovejas dejen de ser de Mi Única Iglesia.

He determinado, en la Infinita Unidad de Mi Padre y de Nuestro Espíritu Santo, ir a aquellas almas equivocadas, llamar a sus puertas, y, si Me abren, Yo les daré Mi Divina Comunicación, Mis Sacramentos, Mi Predicación, Todo lo Mío Que Es de Mi Padre y de Nuestro Mutuo y Eterno Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo, en Mi Único Redil Que Es Mi Iglesia Católica, fundada sobre Mí y sobre Mis Apóstoles Santos, no sobre los lobos disfrazados de corderos.

Por sus frutos los conoceréis.»

NOTA:

DIGO, A PROPÓSITO DE ESTAS LOCUCIONES, QUE A LOS QUE NO TIENEN CULPA DE ESOS CAMBIOS INDEBIDOS Y DESEAN RECIBIR A JESÚS, JESÚS NO LOS DEFRAUDA EN SUS DESEOS DE RECIBIRLE, PUES EL PRINCIPAL Y ETERNO CELEBRANTE ES EL SEÑOR Y AL SEÑOR NADIE LE VENCE.