La Hermandad más importante y necesaria

LA HERMANDAD EN NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

1. En cuanto que todos los seres humanos y todos los ángeles y todas las criaturas somos creados de la nada por Dios, somos todos hermanos, salidos por el Poder de Dios a la existencia.

2. Pero no todos los seres humanos son hijos de Dios en el Hijo Único de Dios, Que Es Nuestro Señor Jesucristo.

3. Esta Hermandad con respecto al Hijo Único y Eterno del Padre no la tienen todos los seres humanos.

4. El gravísimo deber de convertir a la humanidad entera en hija de Dios, por la Fé Divina y Católica y el Bautismo, es un deber que pesa máximamente sobre los Sacerdotes, Ministros Ordenados de Nuestro Señor Jesucristo.

5. Reducir la hermandad a la simple naturaleza de criatura es ignorar y no amar, no vivir y no predicar la Eterna y Sobrenatural Hermandad que nos Dona Nuestro Señor Jesucristo de consuno con Su Eterno Padre y el Espíritu Santo, por medio de Sus Divinos Misterios de la Encarnación, Redención y Eterna Salvación.

6. Reducir la hermandad de los seres humanos a una fraternidad en la creación, olvidando y dejando de creer en la Nueva Creación que Dios realiza en nosotros llevándonos al Orden Sobrenatural, es una gravísima ofensa a la SANTÍSIMA TRINIDAD, una terrible traición a la Santa Madre Iglesia y a toda la humanidad.

7. DIGAMOS LO QUE DICE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO:

¿QUIÉN ES MI MADRE Y QUIÉNES SON MIS HERMANOS? LOS QUE ESCUCHAN LA PALABRA DE DIOS Y LA CUMPLEN. (Ver Marcos 3, 31 – 35)

8. Los que no oyen al VERDADERO DIOS no son hermanos, no son familia de Nuestro SEÑOR JESUCRISTO, y por tanto, tampoco son hermanos de la Familia del Verdadero.

9. Se está jugando con una falsedad de fondo, confundiendo la HERMANDAD DIVINA FUNDADA EN CRISTO, con otra fraternidad de todo el universo, sólo como criaturas, en donde entran también los demonios, que son criaturas de Dios que no quisieron la FRATERNIDAD CRISTIANA, CATÓLICA, DIVINA, CELESTIAL, EN CRISTO, sino la «fraternidad universal masónica» que es la que malamente y falsamente procuran los demonios.

10. ÉSTA NO ES LA FRATERNIDAD DEL EVANGELIO.

Etiquetas: