Nuestro Señor Jesucristo a toda la humanidad

Hay quienes creen que Nuestra Iglesia es más de los Papas y Ministros que Nuestra.

Por eso, por no considerarNos más a Nos en Nuestra Iglesia, caen en la sequedad de creer que, por equivocación de algún Papa, ya se quedó tronchada Nuestra Iglesia y hasta sin Sacramentos.

Aún no Nos han visto en Nuestra Iglesia, en la Única Verdadera Nuestra, en la Única en la Cual y por medio de la Cual actuamos, en la Única Fundada por Nos, en la Católica.

Suponed que el cambio de las fórmulas de las Ordenaciones Sacerdotales fuera operado, como así ha sido, dentro de Nuestra Iglesia, que es únicamente la Católica, por algún Papa, mudando algunas palabras de las fórmulas del Sacramento del Orden en sus diferentes grados.

Preguntaos vosotros, ¿permitiría Yo que esos cambios de palabras anulara Mi Acción Suma, Eterna, Sacerdotal, de modo que el hombre venciera a Dios y a Su Iglesia y Mis almas se quedaran sin Mi Iglesia y sin Mis Sacramentos?

Si Me conocéis, ¿aseguraríais vosotros que Yo Me quedo desarmado, vencido, derrotado, como si las equivocadas actuaciones de los hombres Me pudieran invalidar a Mí y a Mi Iglesia?

En ese caso, ¿qué hago Yo? ¿Os dejo sin Iglesia, sin Sacramentos? ¿Dejo Yo sin validez las Ordenaciones de Mis Ordenados? ¿SOY YO ACASO UN INVÁLIDO? ¿Están ellos sobre Mí, o SOY YO EL QUE ESTOY SOBRE ELLOS? ¿Me falta Poder para Validar lo inválido? ¿Me someto Yo hasta el punto de perjudicaros a vosotros? ¿No arrebato Yo las armas de las que el diablo se fía para tratar de vencerMe? ¿No Soy Yo Quien le arrebata sus armas y lo vence y lo amordaza y lo derrota?

Esto lo hago solamente en Mi Iglesia, en Mi Única Iglesia Que Es La Católica.

Las demás no son Iglesia Mía hasta que no admitan los dogmas que aún rechazan y entren a ser integrantes de Mi Única Iglesia Que Es La Misma Multisecular e Invariable e Inmutable Católica de Siempre y para Siempre.

Mi Única Iglesia no puede ser vencida, no puede ser destruida, porque Ella Es Mi Cuerpo Místico.

Mi Iglesia ha de tener siempre un Máximo Representante Mío, Un Papa, además del Principal y Primero Que Es Mi Bienaventurado Pedro Apóstol, Padre de los Apóstoles; y cuando no lo hubiera en algunos tiempos de la Historia, ¿creéis que Yo no estoy en la Sede de Pedro?

Si Yo no estuviera en la Sede de Pedro, la Sede de Pedro no valdría nada, nada podría.

JAMÁS MI SEDE DE PEDRO ESTÁ VACÍA O VACANTE DE MÍ.

Si se sienta en Ella quien se siente, no le miréis, miradMe a Mí, y, entonces, sabréis si el asentado en Mi Sede de Pedro dice lo que Yo digo o no. ¡NO OS PODÉIS QUEDAR SIN DISCERNIMIENTO!

Yo Soy Quien Le Doy Validez, Le Doy Poder a la Sede de Pedro y a todas las Episcopales y Presbiterales y Diaconales de Nuestra Única Iglesia, que es únicamente la Católica.

Esto lo hago solamente con Mi Iglesia, con Mi Verdadera, no con las falsas ni con las religiones inventadas por los hombres.

SI LOS QUE DEBEN SER MIS REPRESENTANTES NO HABLAN, NO PREDICAN, NO ENSEÑAN COMO REPRESENTANTES MÍOS, SINO COMO REPRESENTANTES DE SATANÁS, QUE ES MI ADVERSARIO, VOSOTROS OS DARÉIS CUENTA DE ELLO; PERO NO DIGÁIS QUE MI SANTA SEDE ESTÁ VACÍA DE MÍ, PUES YO NO DEJO DE ESTAR EN TODAS LAS SEDES DE MI ÚNICA Y CATÓLICA IGLESIA, SINO QUE ESOS FALSOS PASTORES HAN DE CONVERTIRSE O DEJAR SUS PUESTOS A OTROS QUE SEAN FIELES.

ASÍ OS DEBÉIS LEVANTAR Y LO DEBÉIS PROCLAMAR:

«PAPAS, OBISPOS, SACERDOTES, DIÁCONOS:

O ESTÁIS CON CRISTO, O DEJAD SUS SAGRADAS SEDES, QUE NUNCA ESTÁN VACÍAS DE ÉL,

Y POR ELLO,

ÉL MISMO,
DESDE ESAS MISMAS SEDES SUYAS
QUE OCUPÁIS INDEBIDAMENTE,
NOS MANDA
QUE OS LO DIGAMOS,

ACLAMANDO AL MISMO CRISTO
COMO ÚNICO REY DE REYES
Y SEÑOR DE SEÑORES.»

Os tengo dicho y escrito que Yo Me burlo de Mis enemigos.

Cuando ellos creen vencerMe, ellos ven su propia derrota.

Cuando ellos creen que no existe Cabeza Visible de Mi Iglesia, entonces Yo les Muestro aún más visibles las Cabezas Visibles de Mi Iglesia, que no son muchas, sino UNA SOLA: PEDRO APÓSTOL, PADRE DE LOS APÓSTOLES Y DE TODOS LOS SUCESORES SUYOS QUE SE HAYAN SALVADO, LOS CUALES FORMAN UNA SOLA CABEZA CON PEDRO.

¿Que un Papa deja de ser Papa cuando dice herejías? Es que entonces no obra como Papa, como Representante Mío. ¿Que Yo no puedo permitir la elección al Papado de un hereje? Sí, porque respeto la libertad.

¿Qué hago Yo entonces? Conversar con Él para que se arrepienta y Yo lo pueda rehabilitar como Vicario Mío.

Si llega a obedecerMe, lo rehabilito y de ello será testigo Mi Iglesia.

Todos estáis llamados por Mí para ayudarle caritativamente a que salga de su error, de su herejía, de la trama del demonio.

Aprended de Mí, Que Soy Manso y Humilde de Corazón, y hallaréis Descanso para vuestras almas.

Lo que no quiero que hagáis nunca es lo que Yo repruebo.

Entonces, todos los Obispos han de rebatir los errores, las equivocaciones, las herejías de la persona humana del Papa, con toda Verdad, que Es Lo Mismo Que Decir: CON TODA CARIDAD, pues Yo Soy, en la Infinita Unidad de Mi Padre y de Nuestro Espíritu Santo, LA ÚNICA Y ETERNA VERDAD Y LA ÚNICA Y ETERNA CARIDAD.

Distinguid siempre entre el Papa, Que Es Infalible como Papa, y la persona humana del Papa.

Que esto os valga para los demás grados del Sacramento del Orden Sacerdotal.

Distinguid siempre entre el Obispo como Tal Obispo, Sucesor de los Apóstoles, y su propia persona humana.

Distinguid siempre entre el Presbítero, como cooperador del Obispo, y la persona humana del Presbítero.

Distinguid siempre entre el Diácono, como Servidor del Altar y del Epicopado, de la persona humana del Diácono.

¿Desaparece el Orden Sacerdotal de los Ordenados por Mí, con el Sacramento del Orden Sacerdotal, a través del Ministerio de los Obispos, aunque el Ordenado, en su propia persona humana actúe o hable indebidamente -y por tanto en contra del Orden Sacerdotal recibido-?

SABÉIS QUE NO DESAPARECE DE ÉL SU ORDEN SACERDOTAL: SIGUE SIENDO SACERDOTE PARA SIEMPRE.

¿Y en el caso del Papa? ¿Desaparece el Papado del Elegido, concedido a Él Mismo por Mí directamente y no a través de Obispo alguno, aunque el mismo elegido Papa, en su propia persona humana actúe o hable indebidamente -y por tanto en contra del Papado recibido-?

LO QUE QUIERO ES QUE SE CONVIERTA, NO QUE DESAPAREZCA.

PERO COMO SU ACCIÓN CONTRARIA A LA MÍA, SIN SER CONTRADICHA POR MI IGLESIA DE LA TIERRA NI RETRACTADA POR ÉL MISMO, PODRÍA DE HECHO CONFUNDIR, PERVERTIR Y CONDENAR A MUCHOS AL INFIERNO, YO HAGO QUE MI DIVINA ESPOSA, LA SANTA MADRE IGLESIA CATÓLICA DEL CIELO, A TRAVÉS DE MIS PROFETAS, GRITE DESDE EL CIELO A TODOS PIDIÉNDOOS LA CONVERSIÓN Y LA OBLIGATORIA DEPOSICIÓN DEL PAPA ADVERSARIO MÍO, A NO SER QUE PÚBLICA Y SOLEMNEMENTE ABJURASE ÉL MISMO DE SUS ERRORES Y HEREJÍAS, ARREPENTIDO YA Y FIEL PAPA MÍO.

Son Misterios Que Yo Conozco Infinitamente Bien.

LO SÉ TODO.

SOY LA INFINITA Y ETERNA OMNISCIENCIA EN LA INFINITA UNIDAD DE MI PADRE Y DE NUESTRO MUTUO, ETERNO E INFINITO AMOR, QUE ES NUESTRO ESPÍRITU SANTO.

Haréis bien en acudir a Mi SANTÍSIMA MADRE.

ELLA RECIBE TODO DE NOS MISMO.

PreguntadLe cómo trata Ella a un Pastor Hereje que, consciente o inconscientemente, lleva a la ruina a las almas.

Ella no deja de deciros a todos la VERDAD.

Si La atendéis a Ella, sabréis reconocer a los fieles de los infieles Pastores.

De los infieles Pastores, huid.

Rezad por ellos, a fin de que piensen, hablen, amen, vivan y actúen en Mi Propia Persona Que Es Única y Exclusivamente Divina.

Quienes recibáis Nuestra Divina Gracia para ello, aconsejad a los Pastores de Mi Santa y Católica Iglesia, para que no confundan y arruinen a las almas.

Anunciad a todos las Palabras, los Privilegios, las Grandezas de Mi Madre, para disipar las herejías de Mis Traidores Amigos y evitar condenaciones eternas de almas.

Mi Madre Es El Reinado de Mi Padre y Mío y de Nuestro Espíritu Santo.

Mi Madre recibe de Nos, de Mi Padre y de Mí y de Nuestro Espíritu Santo, el Ser Todo Nuestro Reinado.

Nada se escapa al Reinado de Mi Madre, Que Es Nuestro Reinado.

Quien no entre a ser súbdito de Mi Madre no puede salvarse.

Ella rige los Cielos y la Tierra.

Ella rige todo lo creado y lo creable.

Hemos determinado no hacer nada sin Ella.

Así lo hemos querido Mi Padre y Yo y Nuestro Mutuo Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo, desde toda Nuestra Eternidad.

MI MADRE ES LA RECEPTORA DE TODO NUESTRO ETERNO Y DIVINO REINADO.

NUESTRO REINADO ES SUYO.

TODO SE LO HEMOS REGALADO A ELLA.

SIN ELLA, SIN SU CONSENTIMIENTO, SIN SU «FIAT», SIN SU ACEPTACIÓN, -porque así lo hemos querido, sin que nada ni nadie hubiera podido obligarNos a ello, pues actuamos siempre con infinita libertad y gratuidad-, SIN SU «HÁGASE» NO HABRÍAMOS CREADO NADA, NI CREARÍAMOS NUEVAS ALMAS, NUEVAS PERSONAS HUMANAS.

MARÍA ES LA MADRE DE LOS CIELOS Y DE LA TIERRA.

Mi Santísima Madre no es solamente Reina de los cielos y de la tierra, de toda Nuestra creación y de todas las almas y espíritus humanos que libre y gratuitamente vayamos creando o sacando de la nada, sino que, por eso mismo, por quererlo hacer todo Nos por Ella, con Ella, en Ella, le hemos concedido especialísimas Maternidades Transcendentes e Inefables, a lo Divino, con respecto a cada una de las Obras que brotan de Nuestras Manos Creadoras, Redentoras, Santificadoras, Salvadoras, Glorificadoras y Eternamente Vencedoras.

MI MADRE ES LA VERDADERA Y DIVINA MATERNIDAD UNIVERSAL POR EXCELENCIA, EN PURA CRIATURA.

MARÍA ES LA COSALVADORA.

MI MADRE ES LA VERDADERA Y DIVINA COSALVADORA, UNIDA, EN TODOS MIS MISTERIOS INFINITOS Y ETERNOS, A MÍ, A MI PADRE, A NUESTRO ESPÍRITU SANTO.

ELLA ES UNA UNIDAD DIVINA E INDESTRUCTIBLE CON MI PROPIA SACRATÍSIMA HUMANIDAD, Y, POR LO TANTO, ES COSALVADORA, QUE QUIERE DECIR SALVADORA CONMIGO, POR MÍ, EN MÍ.

Y COMO YO SOY EL QUE SOY, EN LA INFINITA UNIDAD DE MI PADRE Y DE NUESTRO ESPÍRITU SANTO, NO SOLAMENTE EL SALVADOR, SINO LA INFINITA Y ETERNA SALVACIÓN, POR ESO MI MADRE ES CONMIGO, POR MÍ Y EN MÍ, NO SOLAMENTE COSALVADORA, SINO ADEMAS, ABSOLUTA COSALVACIÓN EN PURA CRIATURA.

Mi Purísima Madre no es solamente Salvadora Vuestra por Nos, por Mi Padre, por Mí y Conmigo, y por Nuestro Espíritu Santo, sino que, por Gracia Nuestra, la hemos constituido COSALVACIÓN OMNIPOTENTE POR NOS Y CON NOS Y EN NOS, en favor de todas Nuestras criaturas: PERPETUA Y DIVINA SALVACIÓN UNIVERSAL POR MÍ, POR MI PADRE, POR NUESTRO ESPÍRITU SANTO.

LAS GRANDEZAS DE MARÍA SON INTERMINABLES.

Yo, de consuno con Mi Padre y Nuestro Mutuo Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo, siempre ensalzo a Mi Santísima Madre con Alabanzas interminables, pues Mi Padre y Yo y Nuestro Espíritu Santo La hemos hecho, antes de toda la creación, de tal manera, que de Ella nunca podréis haceros vosotros ni Nuestros Santos Ángeles la menor idea, durante toda la eternidad en el Cielo.

ESTAS ETERNALES ALABANZAS INTERMINABLES, CON QUE HEMOS QUERIDO MI PADRE Y YO Y NUESTRO ESPÍRITU SANTO ENSALZAR A MI SANTÍSIMA MADRE, REDUNDAN SIEMPRE EN LA MÁS ALTA HONRA Y GLORIA QUE UNA PURA CRIATURA PUEDE TRIBUTARNOS Y EN EL MAYOR BENEFICIO VUESTRO.

POR NO ACEPTAR NUESTRO TRINITARIO Y MARIANO REINADO SE CONDENARON TANTOS ÁNGELES PARA SIEMPRE EN EL ODIO HACIA NOS Y HACIA NUESTRO MÁXIMO PARAÍSO CREADO, QUE ES NUESTRA OBRA MÁXIMA EN PURA CRIATURA, MARÍA, IGUAL Y MAYOR QUE LA CUAL JAMÁS HABRÁ NINGUNA.

QUIEN OBRA COMO LOS SOBERBIOS ÁNGELES, NO PODRÁN SALVARSE, -a no ser que se arrepientan debidamente antes de morir-, SINO QUE SE CONDENARÁN.

Le hemos querido conceder tantísimo a Nuestra Purísima María, que Todo Lo Que Yo y Mi Padre y Nuestro Espíritu Santo Somos Por Nos Mismo, -PUES SOMOS UN SOLO Y ÚNICO DIOS VIVO Y VERDADERO, INFINITOS BIENES EN GRADO INFINITO-, a Ella se lo hemos querido dar, TODO ELLO, por Especialísima Gracia.

UNA SOLA COSA NO PODÉIS DECIR DE ELLA: EL QUE ELLA SEA LO QUE ES, POR ELLA MISMA; SINO QUE ELLA ES CUANTO ELLA ES, POR NOS MISMO, QUE SOMOS EL ÚNICO DIOS VIVO Y VERDADERO, EL QUE ES POR SÍ MISMO, EL QUE ES PADRE E HIJO JESUCRISTO Y ESPÍRITU SANTO.

F.A.T.I.M.A.15 de Diciembre de 2019

Consagración de Consagrados, Con la Hermana Dorotea Sor Lucía de Fátima.

(Ver Evangelio de San Juan 17, 19).

Sor LUCÍA de Fátima, la que estuvo como Dorotea en Túy, la verdadera vidente de NUESTRA MADRE EN FÁTIMA; ELLA, desde el Cielo, la LUCÍA DOROTEA, que significa ADORADORA DE DIOS, nos invita a vivir siempre, en PROFUNDA ADORACIÓN, el SANTÍSIMO SACRIFICIO DE LA MISA, que es el Único Sacrificio de Cristo, hecho presente en el Altar, a través del Ministerio Sacerdotal, consagrándonos, cada vez más, todos los bautizados, confirmados y los ordenados sacerdotes, a los Sagrados Corazones de Jesús, de José y de María, la Inmaculada Concepción; y por ELLA, CON ELLA, EN ELLA, suplicar, a la SANTÍSIMA TRINIDAD, SER MÁS Y MÁS CONSAGRADOS EN LA VERDAD.