P.A.C.E. 32. Mansiones de Oración Transitales Infusas Absortas

SEGUNDA PARTE DE LA SEGUNDA PARTE DEL TRATADO DE ORACIÓN CONTEMPLATIVA INFUSA

MANSIONES DE ORACIÓN
TRANSITALES INFUSAS
ABSORTAS

JESUCRISTO NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS Y DE TODO EL UNIVERSO, A SUS ALMAS

Mis almas:

Yo quiero que viváis, Conmigo, UNIÓN SOBRENATURAL con las almas de los moribundos y de las moribundas.

UNIÓN SOBRENATURAL, es decir, en Mi Divina Amistad, estando vuestras propias personas o espíritus personales en GRACIA, esto es, EN UNIÓN DIVINA CONMIGO, procurando disponeros, por la Santa Concentración en Mí, llenos de Fe Divina y Católica en Mí y en Mi Padre y en Nuestro Espíritu Santo, a que os concedamos la tan necesaria GRACIA DIVINA de ESTAR ARROBADOS EN NOS, para que ninguna criatura os afecte con atracciones o con repulsiones, sino que estéis, almas Nuestras, totalmente Fijas en Nos.

De este modo os podemos conceder el ser muy especiales AYUDAS para la ETERNA SALVACIÓN de las almas de vuestros semejantes en la transcendental y definitiva HORA de pasar de este mundo a la ETERNIDAD.

En este TRÁNSITO o Paso de las almas a la ETERNIDAD, os deseamos infundir, a Nuestra Mayor Honra y Gloria y Eterna Salvación de ellas, estados de ORACIÓN, Mansiones de Unión Sobrenatural con Nos, que os hagan estar Conmigo y con Mi Padre y con Nuestro Espíritu Santo, en esos críticos y delicados momentos de la muerte de vuestros semejantes:

MANSIONES QUE PODÉIS LLAMAR «TRANSITALES INFUSAS POR NOS EN VOSOTRAS, ARROBADAS O ABSORTAS EN NOS» PARA ACOMPAÑARLES SANTAMENTE EN EL TRÁNSITO DE ESTE MUNDO A LA ETERNIDAD.

PedidLe a NUESTRA SANTÍSIMA MARÍA, MADRE DIVINA MÍA, INMACULADA CONCEPCIÓN, REINA Y MADRE VUESTRA, que os AYUDE a PONER, EN NOS, todo vuestro NATURAL, todo vuestro ser, todos vuestros sentidos y potencias, así como todo vuestro propio ESPÍRITU PERSONAL, o sea, toda vuestra persona, es decir, el «yo» de cada una de vosotras, almas Mías, almas Nuestras muy amadas, EXPERIMENTÁNDOME A MÍ, MÍSTICA Y VERDADERAMENTE, DENTRO DE VOSOTRAS:

EXPERIMENTANDO, por medio de Mi Sacratísima Humanidad, algo de las «MANSIONES TRANSITALES» QUE MI PADRE Y YO Y NUESTRO ESPÍRITU SANTO OS QUEREMOS INFUNDIR EN VOSOTRAS, LIBRE Y GRATUITAMENTE, CON LAS ALMAS DE LOS MORIBUNDOS Y DE LAS MORIBUNDAS, PARA ARROBARLAS EN NOS, A FIN DE QUE NO SE DISTRAIGAN DE NOS, SINO QUE EN TODO MOMENTO ESTÉN LLENAS DE LA DIVINA ATRACCIÓN HACIA NOS Y JAMÁS HACIA LAS CRIATURAS.

Así viviréis NUESTRAS «MANSIONES TRANSITALES», NUESTRO AMOR HACIA LAS ALMAS EN SU «TRÁNSITO» HACIA LA ETERNIDAD, EN LA HORA DE LA MUERTE DE SUS PROPIOS CUERPOS MORTALES, ESTANDO VUESTRAS ALMAS Y LAS DE LOS MORIBUNDOS Y MORIBUNDAS EN NOS Y NO EN LO CREADO, A FIN DE QUE CREZCÁIS VOSOTRAS Y ELLAS, EN ESTE ESTADO ESPIRITUAL DE «MANSIONES TRANSITALES INFUSAS POR NOS Y ARROBADAS EXCLUSIVAMENTE EN NOS», con la Ayuda de Mi SANTÍSIMA MADRE, POR MEDIO de SU INMACULADO CORAZÓN, UN SOLO CORAZÓN CON NUESTRO PURÍSIMO Y SIEMPRE VIRGEN ESPOSO DE NUESTRA SIEMPRE VIRGEN MARÍA, SAN JOSÉ, PATRONO DE LA BUENA MUERTE, EL VARÓN SIEMPRE JUSTO, EL SIEMPRE RODEADO DE NUESTRA INMACULADA CONCEPCIÓN, QUE ES NUESTRA MISMA Y SIEMPRE VIRGEN MARÍA. AMÉN.

SIEMPRE EN LAS «MANSIONES TRANSITALES DE ORACIÓN», EN NUESTROS SAGRADOS CORAZONES, DICIENDO Y ENSEÑANDO A DECIR:

JESÚS, JOSÉ Y MARÍA, OS DOY EL CORAZÓN Y EL ALMA MÍA.

JESÚS, JOSÉ Y MARÍA, ASISTIDNOS EN NUESTRA ÚLTIMA AGONÍA.

JESÚS, JOSÉ Y MARÍA, CON VOS DESCANSE EN PAZ LA HUMANIDAD Y EL ALMA MÍA.

PROCLAMAD con Mi SANTÍSIMA MADRE:

«MI «ALMA» GLORIFICA AL SEÑOR, Y MI «ESPÍRITU» SE ALEGRA EN DIOS, MI SALVADOR».