P.A.C.E. 41. Mansiones Divinas Adintrales Vocales Tactiles

DIÁLOGOS de Cristo Nuestro Señor, Dios y Hombre Verdadero, con Su Único y Eterno Padre

PRIMERA PARTE DE LA TERCERA PARTE

V.- MANSIONES DIVINAS
ADINTRALES VOCALES
TACTILES

JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR, HABLANDO CON SU PADRE, LE OFRECE, JUNTO CON SUS PROPIAS PALABRAS, SU PROPIO TACTO, SUS PROPIOS E INFINITOS Y ETERNOS TOQUES

V.- REPETICIÓN DIFERENTE: (DIÁLOGOS QUINTOS).

1. Padre Mío: Te Abrazo Infinita y Eternamente a Tí y a Nuestro Mutuo Amor, en Mí; Igual que Tú Me Abrazas Infinita y Eternamente a Mí y a Nuestro Mutuo Amor, en Tí, con Nuestro Mismo Mutuo y Eterno Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo, El Cual Igualmente Nos Abraza, Infinita y Eternamente, a Ti y a Mí, en Él Mismo, desde Toda Nuestra Eternidad y para Toda Nuestra Eternidad, sin principio ni fin.

2. Mi AbrazarTe a Ti y a Nuestro Espíritu Santo, en Mí, no tiene límites. Tu AbrazarMe a Mí y a Nuestro Espíritu Santo, en Tí, no tiene límites. Nos Abrazamos Mutua, Infinita y Eternamente, sin principio ni fin, en Nuestro Eterno Presente, igual que Tú y Yo Abrazamos Infinita y Eternamente a Nuestro Espíritu Santo en Nos, y Él Te Abraza a Ti y a Mí, Infinita y Eternamente, en Sí Mismo.

3. Tú y Yo y Nuestro Espíritu Santo Nos Abrazamos sin límites, desde Toda Nuestra Propia Eternidad, en Nuestra Propia y Eterna Esencia Divina o Substancia o Naturaleza Divina, en Nuestro Propio Eterno Ser, QUE ES ETERNO PRESENTE, sin principio ni fin.

4. Padre Mío: Tú, Conmigo y con Nuestro Espíritu Santo, Me has dado Mi Cuerpo Humano Que Os Abraza Siempre, Perfectísimo, Inmaculado e infinitamente Lleno de Nuestra Propia Esencia Divina. Tú, Conmigo y con Nuestro Espíritu Santo, Me has dado Mi Alma Humana Que Os Abraza Siempre, Perfectísima, Inmaculada e infinitamente Llena de Nuestra Propia Esencia o Substancia Divina, para OfrecerTe El Sacrificio Eterno y Divino, de Infinito Valor, Que Es la Ofrenda de Suave Olor, Infinita, Eterna, Imperecedera: YO, PADRE MÍO, OS OFREZCO, EN ETERNO SACRIFICIO DE INFINITO VALOR, A TÍ Y A NUESTRO ESPÍRITU SANTO Y A MÍ MISMO, MI PROPIO CUERPO, MI PROPIA SANGRE, MI PROPIA ALMA, NUESTRA PROPIA DIVINIDAD Y MI PROPIA PERSONA TODA, QUE ES ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE DIVINA.

5. Desde el Primer Momento de hacerMe Carne, Mi Propia Carne Te Abraza a Ti con la Misma Sensación Divina Infinita y Eterna con que Tú y Yo Nos Abrazamos en Nuestro Mutuo y Eterno Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo; y así Me ofrezco a Ti y a Nuestro Espíritu Santo y a Mí Mismo en Sacrificio Perpetuo y Eterno con Nuestro MUTUO Y TRINITARIO SENTIRNOS EN NUESTRA INFINITA ESENCIA Y DIVINO ABRAZO, con Todo Mi Cuerpo Adorabilísimo, con Toda Mi Sangre y Agua Adorabilísimas, con Toda Mi Alma Adorabilísima y con Toda Nuestra Propia y Única y Eterna Divinidad o Esencia Divina Toda Tuya Propia, Toda Mía Propia, Toda Igualmente Propia de Nuestro Infinito y Eterno Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo.

6. Padre Mío: Yo, Hecho Carne Infinitamente Santa, HABLO Contigo también con Mis Palabras Humanas y con NUESTRO ETERNO ABRAZO CON QUE NOS ABARCAMOS NUESTRAS PROPIAS TRES DIVINAS PERSONAS, y con Toda Mi Propia Sacratísima Humanidad, Que Es Toda Infinita y Eternamente Tuya Propia, como Tú Eres Todo Infinita y Eternamente Mío Propio, en el Amor Infinito y Eterno Que Nos tenemos, Que Es Todo Nuestro Propio Espíritu Santo.

7. Padre Mío, Tú y Nuestro Espíritu Santo Me Abrazáis desde Toda Nuestra Propia Eternidad y para Toda Nuestra Propia Eternidad, en Vosotros Mismos; lo mismo que Yo Os Abrazo a Ti y a Nuestro Espíritu Santo en Mí Mismo, desde Toda Nuestra Propia Eternidad y para Toda Nuestra Propia Eternidad.

8. Nos Abrazamos Nuestras Propias Tres Divinas Personas, sin principio ni fin, con el Infinito y Eterno Amor Que Tú y Yo y Nuestro Mismo Espíritu Santo Somos: SOMOS EL INFINITO Y ETERNO AMOR.

9. NUESTRAS TRES DIVINAS PERSONAS SOMOS UNO, UN SOLO DIOS: EL INFINITO Y ETERNO AMOR TRINITARIO.

10. A Mi Propio Cuerpo Infinitamente Santo Lo Tuvimos Presente como Principio en el Cual hemos querido Nuestras Tres Divinas Personas crear todas las cosas. E igualmente a Mi Propia Alma Infinitamente Santa La tuvimos Presente desde Toda Nuestra Eternidad como Principio en el Cual hemos querido Tú y Yo y Nuestro Espíritu Santo crear todas las cosas.

11. No tuvimos necesidad de crear nada. Para Ti, Padre Mío, y para Mí, y para Nuestro Mutuo Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo, es lo mismo crear que no crear. No tenemos obligación alguna. No tenemos necesidad ni obligación de crear, de realizar la creación, la cual consiste en sacar de la nada, de la no existencia, por Nuestro Amoroso e Infinito Poder, a cada una de las criaturas. Pero libre y gratuitamente, en Nuestro Cuerpo y en Nuestra Alma, quisimos sacar de la nada, quisimos crear, quisimos hacer salir a todos los cielos y a toda tierra, a todo lo visible y a todo lo invisible, de la no existencia de criatura alguna, a la existencia, por Nuestro Solo Querer.

12. Todo Lo Mío Es Tuyo, Padre, Te Pertenezco, Soy Esencial A Tí, Soy el Mismo Concepto Que Tú Tienes de Ti Mismo, y por eso Soy Igual a Ti, Persona Divina como Tú.

Sin Mí, Tú No Existirías, lo Cual Es Imposible.

Padre Mío: Todo Lo Tuyo Es Igualmente Mío, Me Perteneces. Tú Eres Esencial A Mí, Eres El Que, ConociéndoTe A Ti Mismo desde Toda Nuestra Eternidad, Concibes o Engendras De Tí Mismo Un Conocimiento De Tí Mismo, Que Yo Soy. Sin Tí, Yo tampoco Existiría, lo cual es imposible, pues es imposible que Tú no seas, y es igualmente imposible que Tú no Te conozcas A Tí Mismo, y Yo Soy El Conocimiento Que Tú Tienes de Ti Mismo. Tú Eres Como Yo. Yo Soy como Tú.

Y Todo Lo Nuestro Es Igualmente De Nuestro Espíritu Santo, Le Pertenecemos.
Nuestro Espíritu Santo Es Esencial a Ti y A Mí, pues sin Nuestro Espíritu Santo, Que Es Nuestro Mutuo y Eterno Amor, ni Tú ni Yo existiríamos, lo cual es igualmente imposible, pues Tú y Yo es imposible que no existamos, así como es imposible que no Nos amemos, y Nuestro Mutuo y Eterno Amor Es Nuestro Mismo Espíritu Santo.

Y Todo Lo Del Espíritu Santo Es Igualmente Nuestro, Nos Pertenece. Tú y Yo Somos Esenciales A Nuestro Mismo Espíritu Santo, pues sin Tí y sin Mí, Nuestro Espíritu Santo no existiría, lo cual es imposible, pues Nuestro Espíritu Santo Es Nuestro Mutuo y Eterno Amor, y es imposible, Padre Mío, que Tú y Yo no existamos y no Nos amemos.

Padre Mío: Es imposible que Tú y Yo y Nuestro Espíritu Santo no existamos y no Nos Amemos, pues Somos El Único Ser Necesario, El Único Ser Que Tiene En Sí Mismo La Razón de Su Existencia. Somos El Único Dios Vivo y Verdadero.

No hay otro dios fuera de Nos.

13. Padre Mío: Es tan Tuyo Todo Mi Cuerpo como Yo Mismo Soy Infinita y Eternamente Tuyo, pues Mi Cuerpo no es cuerpo de un sujeto o de una persona creada por Nos, sino que Mi Propio Cuerpo Es El Cuerpo Mío, El Cuerpo De La Persona Única y Exclusivamente Divina Que Yo Soy, Tu Unigénito, Tu Hijo Único, Tu Propia Sabiduría, El Mismo Concepto o Conocimiento Que Tú Tienes de Ti Mismo.

14. Es Tan Tuya Toda Mi Alma como Yo Mismo Soy Infinita y Eternamente Tuyo, pues Mi Propia Alma Humana no es alma de un sujeto o de una persona creada por Nos, sino que Mi Propia Alma Es El Alma Mía, El Alma De La Persona Única y Exclusivamente Divina Que Yo Soy, Tu Unigénito, Tu Hijo Único, Tu Propia Sabiduría, El Mismo Concepto o Conocimiento Que Tú Tienes de Ti Mismo, Tu Propio Resplandor, Igual a Ti y a Nuestro Propio Espíritu Santo, Que Es El Eterno Amor Con Que Tú y Yo Nos amamos desde Toda Nuestra Eternidad y para Toda Nuestra Eternidad, sin principio ni fin, en Nuestro Propio Ser, en Nuestra Propia Esencia Divina, Que Es El Eterno Presente, La Infinita y Eterna Felicidad.

15. Es Tan de Nuestro Espíritu Santo Nuestro Cuerpo como Tú y Yo Somos de Nuestro Espíritu Santo, pues Mi Cuerpo no es cuerpo de un sujeto o de una persona creada por Nos, sino que Mi Propio Cuerpo Es El Cuerpo Mío, El Cuerpo De La Persona Única y Exclusivamente Divina Que Yo Soy, Tu Unigénito, Tu Hijo Único, Tu Propia Sabiduría, El Mismo Concepto o Conocimiento Que Tú Tienes de Ti Mismo; y Yo Soy, junto Contigo, Padre Mío, El Que Espira, lo mismo que Tú Espiras, Nuestro Mutuo Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo.

16. Es Tan de Nuestro Espíritu Santo Nuestra Alma como Tú y Yo Somos de Nuestro Espíritu Santo, pues Mi Propia Alma no es alma de un sujeto o de una persona creada por Nos, sino que Mi Propia Alma Es El Alma Mía, El Alma De La Persona Única y Exclusivamente Divina Que Yo Soy, Tu Unigénito, Tu Hijo Único, Tu Propia Sabiduría, El Mismo Concepto o Conocimiento Que Tú Tienes de Ti Mismo; y Yo Soy, junto Contigo, Padre Mío, El Que Espira, lo mismo que Tú Espiras, Nuestro Mutuo Amor, Que Es Nuestro Espíritu Santo.

17. Y Son Tan de Nuestras Propias Tres Divinas Personas Mi Propio Cuerpo y Mi Propia Alma como infinitamente y Eternamente Nos Poseemos. Nos Pertenecemos Nuestras Propias Tres Divinas Personas, de modo que no hemos querido crear ni obrar nada sin Mi Cuerpo y sin Mi Alma, pues de la misma manera que Yo Os Pertenezco y Os Poseo, oh Padre Mío, oh Espíritu Santo Nuestro, así Os Pertenecen y Os Poseen Mi Propio Cuerpo y Mi Propia Alma.

18. Padre Mío, Tú no Te has hecho Carne, Tú no Te has Encarnado, pues libre y gratuitamente no lo hemos querido así. Soy Yo Quien Me he hecho Carne, Soy Yo Quien Me He Encarnado, porque así, por Igual, lo hemos determinado Los Tres Que Somos Una Sola Esencia, Un Solo Ser Divino y Eterno, Un Solo y Único Dios Vivo y Verdadero.

19. Mas Mi Carne Es Tan Infinita y Eternamente Tuya como Es Infinita y Eternamente Mía y de Nuestro Espíritu Santo, y, por ello, Mi Carne Es Infinitamente Divina desde El Primer Instante de Mi Encarnación.

20. Yo, Padre Mío, como El Único y Eterno Dios Que Soy Contigo y Con Nuestro Espíritu Santo, no puedo sufrir, pues Somos La Infinita Felicidad, Infinito y Eterno Bien, Infinitas Prerrogativas Gozosas, Luminosas y Gloriosas que Coinciden Con Nuestro Propio Ser.

21. Tú, Padre Mío, como El Único y Eterno Dios Que Eres Conmigo y Con Nuestro Espíritu Santo, no puedes tampoco sufrir, pues igualmente Eres El Que Eres Conmigo y con Nuestro Mutuo Amor Eterno, Que Es Nuestro Espíritu Santo, La Infinita Felicidad, Infinito y Eterno Bien, Infinitas Prerrogativas Gozosas, Luminosas y Gloriosas que Coinciden Con Nuestro Propio Ser.

22. Nuestro Espíritu Santo, como Dios Que Es Contigo y Conmigo, no puede sufrir, pues igualmente Es El Que Es Contigo y Conmigo La Infinita Felicidad, Infinito y Eterno Bien, Infinitas Prerrogativas Gozosas, Luminosas y Gloriosas que Coinciden Con Nuestro Propio Ser.

23. Nuestras Tres Divinas Personas, Que Somos Un Solo Ser, Un Solo Dios Vivo y Verdadero, no podemos sufrir, pues Somos El Que Somos La Infinita Felicidad, Infinito y Eterno Bien, Infinitas Prerrogativas Gozosas, Luminosas y Gloriosas que Coinciden Con Nuestro Propio Ser.

24. Yo quise y Tú quisiste y Nuestro Espíritu Santo quiso que Mi Cuerpo y Mi Alma sufrieran, haciendo el continuo Milagro en la Tierra de poder aglutinar, reunir, agolpar y represar en Mi Propio Cuerpo y en Mi Propia Alma todos los sufrimientos de la Tierra y del Purgatorio y del Infierno.

25. Aunque como Dios que Soy no puedo sufrir, QUISE SUFRIR EN MI CUERPO Y EN MI ALMA a causa de la rebeldía contra Nos de los infieles ángeles y de la pobre humanidad. Con Sola Nuestra Eterna y Divina Voluntad habría bastado para DesagraviarNos de todas las infinitas ofensas que Nuestras Amadas criaturas nos infirieron. Pero quisimos, Padre Mío, que Nuestras criaturas inteligentes y libres pensaran, a la vista de Mi Infinitamente Dolorosas Encarnación, Pasión, Muerte y Sepultura, cuánto dolor hemos recibido de ellas mismas y cuánto infinitamente las amamos y hemos querido sufrir por ellas, y enternecerles sus corazones para que no se pierdan eternamente. Y, así, queriendo tener ellas buena voluntad, por la consideración de estos Infinitos Misterios de Nuestro Amor hacia ellas mismas, no decidan perderse en el infierno sino salvarse eternamente por Nos, con Nos y en Nos, en el Cielo.

26. Y, aunque como Dios no podemos sufrir, en NUESTRO CUERPO Y ALMA QUISIMOS SUFRIR, QUISIMOS MOSTRAR el INFINITO SUFRIMIENTO causado por las ofensas de los infieles ángeles y de la humanidad pecadora, por facilitarles, a todos los seres humanos, sentimientos de piedad, de compasión, de agradecimiento hacia Nos, e incluso a aquellos seres humanos que no quisieron, como los rebeldes ángeles, recibir Nuestro Perdón, y por lo cual se condenaron a sí mismos.

27. Yo Te Ofrezco, Padre Mío, Todo Mi Cuerpo y Toda Mi Alma con Todo Su Infinito Sufrimiento Que Es Todo Mío, Todo Tuyo y Todo De Nuestro Espíritu Santo, como Infinita Reparación de Nuestro Honor Infinitamente Ofendido, pues las ofensas se miden por la Dignidad del ofendido; mas como Nuestra Dignidad Es Infinita, por eso, Padre Mío, cada ofensa de nuestras criaturas inteligentes y libres, que son los ángeles rebeldes y la humanidad pecadora, nos hiere, Nos ofende infinitamente.

28. Padre Mío, Yo Fui Quien Te Pidió a Tí Que Fuese Yo Quien Me Encarnara. Sí, Padre Mío, Lo Quiero y Llevo Tu Ley en las Entrañas. Te amo, Padre Mío, Te Amo. Me hago Carne, sin poder dejar de Ser Dios, para darTe infinitamente a Ti y a Nuestro Espíritu Santo y a Mí Mismo y a Toda Nuestra Propia Esencia Divina, Todo El Honor Infinito y Toda la Gloria Infinita Que Nuestras criaturas, por ellas mismas, no pueden darNos.

29. Los Tres Tenemos El Mismo Infinito y Eterno Amor, la Misma Infinita Entrega, La Misma Infinita Santidad. ¡Cómo Nos Amamos, cómo Nos Entregamos, cómo Nos Tratamos! Somos El Infinito y Eterno Amor, Somos la Eterna e Infinita Entrega, Somos la Infinita y Eterna Santidad.

30. Somos El Infinito y Eterno Amor Por Nos Mismo, Que no necesitamos crear amores para Ser, Cual Somos, El Verdadero y Eterno e Infinito Amor Que a nada ni a nadie debe nada. Nos Mismo Nos Bastamos. De nada ni de nadie necesitamos.

Somos La Misma Infinita y Eterna Entrega por Nos Mismo, Que no necesitamos crear entregas para Ser, Cual Somos la Verdadera y Eterna e Infinita Entrega Que a nada ni a nadie debe Entrega. Nos Mismo Nos Bastamos. De nada ni de nadie necesitamos.

Somos la Misma Infinita y Eterna Santidad por Nos Mismo, Que no necesitamos crear santidades para Ser, Cual Somos La Verdadera y Eterna e Infinita Santidad Que a nada ni a nadie debe Santidad. Nos Mismo Nos Bastamos. De nada ni de nadie necesitamos.

31. Te ofrezco, Padre Mío, Mi Lenguaje, Mis Palabras, Estas Nuestras Propias y Divinas Comunicaciones, MI PROPIO TACTO INFINITAMENTE SANTO, para REPARAR Nuestro Infinito y Eterno Honor ofendido por la rebeldía de muchos que no quisieron ser fieles a la Verdad Infinita y Eterna Que Somos Nos.

32. Pero quisimos crear a Nuestro Paraíso sobre todo paraíso, a María.

33. Desde Toda Nuestra Eternidad Vimos Tú y Yo y Nuestro Espíritu Santo Que Ella Sí Sería Fidelísima, como nadie, a Nos.

34. Ella Sería la Misma Fidelidad En Persona. Ella correspondió absoluta y totalmente a Nuestro Infinito y Eterno Amor.

35. Así pues, Tú y Yo y Nuestro Espíritu Santo La creamos sabiendo que Nos iba Ella a Amar con el Mismo Amor Nuestro, Participado Máximamente en Ella, con absoluta y total Entrega de Toda Su Propia Libertad.

36. La hicimos la Mayor de Nuestras puras criaturas, la creamos antes de todos los siglos, antes de todos los tiempos, como PLENITUD DE TODOS LOS TIEMPOS, para que Ella llenara todo lo creado, como SABIDURÍA CREADA NUESTRA.

37. Tú y Yo y Nuestro Espíritu Santo La Elegimos y Escogimos para Ser Mi Madre, encarnándoMe en Ella, Siendo Ella Mi Carne Toda Mía, Toda Tuya, Toda de Nuestro Espíritu Santo.

38. La hicimos desde el Principio Toda Hija Predilecta Tuya, Toda Madre Amantísima Mía, Toda Esposa Fidelísima de Nuestro Espíritu Santo.

REFLEXIONES «ADINTRALES». Son reflexiones acerca de cómo Nuestro Señor Jesucristo, Dios y Hombre Verdadero, Se Relaciona con Su Único y Eterno Padre y con El Mutuo y Eterno Amor de Ambos, Que Es El Espíritu Santo.

REFLEXIONES «ADEXTRALES». Son reflexiones acerca de cómo Nuestro Señor Jesucristo, Dios y Hombre Verdadero, Se Relaciona con Sus criaturas.

¡Oh, alma mía, cuánta reverencia santa has de tenerte, pues Nuestro Señor Jesucristo quiere enseñarte Sus Modos De Hablar con Su Eterno Padre, en contacto Sobrenatural contigo, para que quedes absorta en Él Mismo, en Sus Modos de Hablar Múltiple, Infinitamente Santo y Divino a Su Único y Eterno Padre y en Sus Modos Inefables y Divinos de TOCAR Infinita y eternamente a Su Mismo y Eterno Padre!

Él Mismo habla Sencilla, Divina y Majestuosamente con Su Único y Eterno Padre, ABRAZÁNDOLE Infinita y Eternamente, en Su Infinito, Mutuo y Eterno Amor, Que Es El Espíritu Santo.

Así ha querido hablarte, con Su Propio y Divino Lenguaje, con Sus Propias Divinas Hablas y con Sus Propio TACTO y SENTIR Infinitamente Santos.

Te habla despacio, haciendo Pausas y Divinos Silencios, te llama por tu nombre, te conoce infinitamente, te ABARCA con Infinita Bondad, te llena de Su Divinidad por medio de Sus Divinos Latidos, por medio de Sus Propias Palabras, por medio de SU PROPIO SENTIR y TOQUES Infinitamente Divinos.

ESTÁTE, alma mía, ABSORTA en SU DIVINO SENTIR, EN SUS DIVINOS TOQUES, EN SUS DIVINO AMOR, en Sus Divinísimas Palabras, en Su infinitamente Santo Modo de Hablarte que traspasa tu corazón y lo llena cada vez más, si no te resistes, alma mía, a Su Propio e Infinito Ser Dios, Un Solo y Único Dios Con Su Eterno Padre y Su Mutuo y Eterno Amor, Que Es El Espíritu Santo.

ESTÁTE ABSORTA, alma mía, en LA TRINIDAD BEATÍSIMA, abrazándoLa a través de la Manera de hablar del Hijo Único del Padre y de Su Propia y Divina SENSIBILIDAD.

QUÉDATE ABSORTA, PENDIENTE del Único Dios, llénate de Dios, de Su Amor, de Su Infinito Modo de SENTIR Y de SUFRIR a Sus criaturas.

Acude, alma mía, a la Divina Madre Celestial, Reina y Madre de Misericordia.

Ella, Madre de Dios Hijo, nos haga estar SIEMPRE PENDIENTES DE SUS DIVINOS SENTIDOS Y POTENCIAS, DE SUS DIVINOS LABIOS, DE SUS DIVINAS PALABRAS, DE SU MODO INFINITAMENTE SANTO DE HABLAR.

ME CONSAGRO A TU INMACULADO CORAZÓN, MADRE; ME CONSAGRO, ME ENTREGO, ME DEDICO AL MODO TUYO DE SENTIR Y DE HABLAR, QUE ES, DESDE EL PRINCIPIO, EL MODO DE SENTIR Y DE HABLAR DE TU ÚNICO HIJO JESUCRISTO, DIOS Y HOMBRE VERDADERO.

ORACIÓN

GRACIAS, DIOS MÍO, TRINIDAD BEATÍSIMA, POR CONCEDERME SER VUESTRO DISCÍPULO, VUESTRA DISCÍPULA.

OS AMO Y QUIERO ESTAR RECIBIENDO EN MI TACTO Y EN MI HABLAR, EN MI SENTIR Y EN MIS PALABRAS, SIN CESAR, MÁS Y MÁS, CONTINUAMENTE, VUESTRA LUZ Y VUESTRA VERDAD.

CONCEDEDME UN DÍA CONTEMPLAROS Y SENTIROS CARA A CARA, LLENA MI BOCA, MIS LABIOS, MI LENGUA, MIS PALABRAS, MI LENGUAJE, DE VOS, AMÁNDOOS Y ADORÁNDOOS ETERNAMENTE EN EL CIELO, EN PERFECTA Y GLORIOSA UNIDAD CON SAN PEDRO APÓSTOL Y TODOS SUS SANTOS SUCESORES, -FIELES AL DON DIVINO DEL PAPADO-, Y CON TODOS LOS SANTOS.

POSIBLES REFLEXIONES VOCALES Y TACTILES, ADINTRALES Y ADEXTRALES, INFUSAS, ABSORTAS, DE TODAS LAS ALMAS QUE SE ENTREGAN DEL TODO A LOS MODOS DE SENTIR Y DE HABLAR DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, QUE ES DIOS Y HOMBRE VERDADERO Y PERSONA ÚNICAMENTE DIVINA, es decir, LA SEGUNDA DIVINA PERSONA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD, IGUAL AL PADRE Y AL ESPÍRITU SANTO, UN SOLO Y ÚNICO DIOS VIVO Y VERDADERO CON EL MISMO Y ETERNO PADRE Y CON EL MISMO Y ETERNO ESPÍRITU SANTO.

TRANSMISIONES DE LA UNIVERSAL ROMANA PIEDRA DE JESUCRISTO NAZARENO.

TRANSMISSIONES UNIVERSALIS ROMANÆ PETRÆ IESUCHRISTI NAZARENI.

ANUNCIO DEL PERPETUO
AÑO DE GRACIA Y MISERICORDIA
DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

LUC. 4, 18-19:

18 EL ESPIRITU DEL SEÑOR ESTA SOBRE MI, PORQUE ME HA UNGIDO PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO A LOS POBRES. ME HA ENVIADO PARA PROCLAMAR LIBERTAD A LOS CAUTIVOS, Y LA RECUPERACION DE LA VISTA A LOS CIEGOS; PARA PONER EN LIBERTAD A LOS OPRIMIDOS.

19 PARA PROCLAMAR
EL AÑO DE GRACIA DEL SEÑOR.