P.A.C.E.: Pacíficum Adiutorium Carnálibus Entibus

P. Pacíficum
A. Adiutorium
C. Carnálibus
E. Entibus.

PACÍFICA AYUDA A LOS SERES CARNALES

Todos los seres humanos somos personas, espíritus personales con alma y cuerpo.

Debemos dominar sobre nuestra propia carne, es decir, sobre nuestra alma y cuerpo.

Sin embargo, por desgracia tenemos el constante peligro de dejarnos dominar por nuestra carne, la cual lucha contra nuestros respectivos espíritus personales, los cuales son como las espirituales cabezas de nuestras correspondientes almas.

Con la PAZ de Nuestro Señor Jesucristo, por Su Divina Gracia y Misericordia, podemos y debemos dominar nuestra carne espiritualmente, a fin de que no seamos seres humanos carnales sino espirituales.

ORACIONES PARA ORARLAS EN LAS IGLESIAS DOMÉSTICAS QUE SON LOS HOGARES CATÓLICOS:

Obrad, Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, todas Vuestras Cosas, en los pueblos, por los siglos de los siglos. Amén.

Todas las cosas lleguen a ser Vuestro Santo Trono, por el Espíritu.

Venga el Triunfo de las Llamas de Amor de Jesús, José y María: LA CASA LLENA DE GRACIA Y MISERICORDIA.

Que Os alabemos, Señor, y ahora y siempre; que Os alaben todos los pueblos, y alaben a la CASA LLENA DE GRACIA Y MISERICORDIA, por los siglos de los siglos. Amén.

Venga el Triunfo de las Llamas de Amor de Jesús, José y María: LA CASA LLENA DE GRACIA Y MISERICORDIA.

Con el Caballo de los Tuyos, visita la Tierra: Para nosotros, oh Dios, para nosotros, con Tu PAZ, por los siglos de los siglos. Amén.

Venga el Triunfo de las Llamas de Amor de Jesús, José y María: LA CASA LLENA DE GRACIA Y MISERICORDIA.

Para nosotros y para la Tierra, con la Paz de Jesucristo, visita con Tu Gloria, oh Dios, la mente de los Tuyos, en la Gracia y Misericordia. Amén.

Venga el Triunfo de las Llamas de Amor de Jesús, José y María: LA CASA LLENA DE GRACIA Y MISERICORDIA.

Señor, Mis labios y la Tierra, habiendo yo muerto en el Lugar de los Tuyos, sean llenos de Tu Gloria. Tu Voluntad, por los siglos de los siglos. Amén.

Venga el Triunfo de las Llamas de Amor de Jesús, José y María: LA CASA LLENA DE GRACIA Y MISERICORDIA.

¡Con Tu Memoria, venga Tu Innato Reino, oh Inmaculada y Siempre Virgen María!

Venga el Triunfo de las Llamas de Amor de Jesús, José y María: LA CASA LLENA DE GRACIA Y MISERICORDIA.

¡Con Tu Entendimiento, venga Tu Innato Reino, oh Inmaculada y Siempre Virgen María!

Venga el Triunfo de las Llamas de Amor de Jesús, José y María: LA CASA LLENA DE GRACIA Y MISERICORDIA.

¡Con Tu Voluntad, venga Tu Innato Reino, oh Inmaculada y Siempre Virgen María!

Venga el Triunfo de las Llamas de Amor de Jesús, José y María: LA CASA LLENA DE GRACIA Y MISERICORDIA.

¡Con Tu Inmaculado Corazón, venga Tu Innato Reino, oh Inmaculada y Siempre Virgen María!

Venga el Triunfo de las Llamas de Amor de Jesús, José y María: LA CASA LLENA DE GRACIA Y MISERICORDIA.