Para vivir debidamente el Santísimo Sacrificio de Nuestro Señor Jesucristo

SOLO CRISTO, SOLO EL PADRE, SOLO EL ESPÍRITU SANTO, SOLO ÉSTAS, LAS TRES DIVINAS PERSONAS, QUE SON UN SOLO Y ÚNICO DIOS, VIVIENDO SUS INFINITOS Y ETERNOS MISTERIOS, VIVIENDO TODO EL UNIVERSAL O CATÓLICO UNIVERSO DE SUS DIVINOS E INAGOTABLES MISTERIOS, DE SUS DIVINAS E INAGOTABLES VERDADES.

SÓLO VIVIENDO A CRISTO, SÓLO VIVIENDO AL PADRE, SÓLO VIVIENDO AL ESPÍRITU SANTO, SÓLO VIVIENDO A ÉSTAS, LAS ÚNICAS TRES DIVINAS PERSONAS, QUE SON UN SOLO Y ÚNICO DIOS VIVO Y VERDADERO; SOLAMENTE VIVIENDO SUS INFINITAS Y ETERNAS PRERROGATIVAS, TODO EL UNIVERSAL O CATÓLICO UNIVERSO DE SUS DIVINOS E INAGOTABLES ATRIBUTOS, DE SUS DIVINAS E INAGOTABLES CUALIDADES, QUE COINCIDEN CON SU PROPIA Y ÚNICA ESENCIA DIVINA; SOLAMENTE ASÍ VIVIMOS CON NUESTRA MADRE SANTÍSIMA, LA CORREDENTORA, VERDADERA Y DEVOTAMENTE, LA SANTA MISA, EL ÚNICO Y ETERNO SACRIFICIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

ÉSTE ES EL ORDEN QUE ORDENA CUALQUIER ORDEN DE LA MISA, SEA EL ANTIGUO LATINO, SEA EL NUEVO LATINO, SEA EL MOZÁRABE CATÓLICO, SEA EL BIZANTINO CATÓLICO O SEA EL ORTODOXO CATÓLICO, ET CÆTERA.