A Solo Dios, Trinidad Beatísima

1. A Solo Dios, Trinidad Beatísima, El Único Dios Vivo y Verdadero, adoramos y damos culto.

2. Por tanto, adoramos y damos culto de adoración, al Cuerpo y al Alma de Dios Hijo.

3. A Solo Dios, Trinidad Beatísima, El Único Dios Vivo y Verdadero, al Padre y al Hijo Jesucristo, a Su Cuerpo, a Su Sangre, a Su Alma, y al Espíritu Santo, adoramos y damos culto, al ver a María, pues no la adoramos ni Le damos culto propio de Dios, sino que respetamos, amamos, honramos y alabamos la Mayor Obra de Dios en pura criatura, a Ella, desde Dios, por Dios, con Dios, en Dios y para la Mayor Honra y Gloria de Dios.

4. A Solo Dios, Trinidad Beatísima, El Único Dios Vivo y Verdadero, adoramos y damos culto, al ver a José, pues no Le adoramos ni Le damos culto propio de Dios, sino que respetamos, honramos y alabamos la Mayor Obra de Dios, después de María, y a través de Ella, en pura criatura: a Su Purísimo y Siempre Virgen Esposo, desde Dios, por Dios, con Dios, en Dios, para Dios.

5. A Solo Dios, Trinidad Beatísima, El Único Dios Vivo y Verdadero, adoramos y damos culto, al ver a los Bienaventurados Ángeles y Santos y Santas todos del Cielo, pues no les adoramos ni les damos culto propio de Dios, sino que respetamos, amamos, honramos y alabamos esas grandes Obras de Dios en puras criaturas: a ellos, desde Dios, por Dios, con Dios, en Dios, como espirituales Hijas e Hijos de la Inmaculada Concepción y del Siempre Rodeado de la Inmaculada Concepción, Su Purísimo y Siempre Virgen Esposo, San José.