Quinario 44

Del día 4 de Agosto al día 8 de Agosto

Ser íntimos de María para propagar la Voz de Pedro Apóstol, Padre de los Apóstoles, la Voz del Señor.

Esta Voz es la Misma siempre y para siempre. Es la Voz del Buen Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, Cristo Eucaristía, El Cual Es Dios y Hombre Verdadero, Nuestro Reconciliador, Nuestra Pascua.

Es la Voz que transmite Nuestra Santísima Madre y Su Purísimo y Siempre Virgen Esposo San José, a través de San Pedro Apóstol, Padre de los Apóstoles y de Sus Fieles Sucesores, como los Santos Papas que reinan con Nuestro Señor Jesucristo en el Cielo para siempre.

Es la Infalible Voz de la Santísima Trinidad, que no puede engañarSe ni engañarnos.

Es la Voz que reciben de la Sagrada Familia los Santos Ángeles, los Santos y Santas del Cielo. La Voz que Ellos transmiten.

Es la Voz que han de transmitir los Pastores de la Única Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, la Católica Verdadera.

Toda predicación ha de pasar por Nuestra Santísima Madre, María, Medianera de todas las Gracias de Su Divino Hijo, Nuestro Señor Jesucristo.

«Mis almas, Yo os comunico la Voz de Mi Hijo. Quiero que La deseéis todos. Que todos los Pastores y Fieles no os resistáis a Esta Voz. SeguidLa. Quiero comunicaros el Querer y las Miradas de Mi Hijo Único, Jesucristo. No os apartéis de Mí. Soy la Madre del Amor Hermoso. Adorad el Querer y las Miradas de Mi Hijo Único. Él Es Quien os reconcilia con Su Eterno Padre. Él Es Vuestro Paso, Vuestra Pascua al Padre».

Por el Fuego de Divino Amor de Nuestro Divino Salvador sean purificadas las almas y cuerpos, los corazones y espíritus de multitudes de mujeres, para llegar a ser Vírgenes Consagradas al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

Pidamos, en este Quinario 44 del Año de Gracia y Misericordia de la Santísima Trinidad, por las Islas Marshall y por las Islas Salomón. Venga sobre estos países y sobre toda la Humanidad la Divina Flama, el Divino Fuego, la Divina Llama de Amor del Divino Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María y José.

Adorad y Amad el Infinito y Eterno Amor Que El Eterno Padre tiene al Espíritu Santo, El Cual, Un Solo y Único Dios con el Mismo Eterno Padre y con el Hijo Único del Padre, Cristo Eucaristía, sabe infinitamente bien cómo Le ama a Sí Mismo El Mismo Eterno Padre.

Que el Espíritu Santo nos ayude a Mirar a Jesús en el Misterio de Su Entrada en Jerusalén, en el Domingo de Ramos, penetrados de Su Divino Querer y de Sus Divinas Miradas.

Y con Su Divino Querer y Sus Divinas Miradas leamos al Santo Profeta Ageo y el Evangelio de San Lucas, durante media hora, si podemos, ganando así la Indulgencia Plenaria anexa a esta práctica.