Respuestas de Nuestro Señor Jesucristo contra errores

1. Habéis oído decir:

“Pensar que la tradición es lo que ‘siempre se ha hecho así’ nos impide crecer”

Hijos Míos: El Crecimiento ha de ser necesariamente en el Conocimiento de Mí y en el Amor a Mí, Que Nuestra Santa Tradición Oral Apostólica os transmite.

No olvidéis que Mi Divina Escritura y Mi Divina Tradición Apostólica brotan continuamente de Mí, del verdadero Conocimiento acerca de Mí, pues Yo Soy El Único Dios Vivo y Verdadero en la Infinita Unidad de Mi Padre y de Nuestro Espíritu Santo.

Volver vuestros ojos a Mí Divina Tradición, a Mis Divinas Enseñanzas, a Mis Explicaciones acerca de Nuestra Santa Biblia, es el único modo que os doy para que avancéis en la Santidad, para que crezcáis en la Sobrenatural Unión Conmigo, sin la Cual nada podéis hacer.

2. Habéis oído que se os ha dicho:

“El tradicionalismo es la fe muerta de los vivos”.

Hijos Míos: El Tradicionalismo Verdadero, el No apartaros jamás de Mi Infalible Enseñanza, no es fe muerta o fe de demonios, sino la VERDADERA FE VIVA, LLENA DE MI INFINITO AMOR, FE DIVINA Y CATÓLICA.

3. Habéis oído que se os han dado “tres directrices para caminar en este arduo momento histórico” -como se os ha dicho-.

De ellas, la primera:

No detenerse en una tradición del “siempre se ha hecho así”.

Hijos Míos: En Mi Única y Católica Iglesia siempre se ha de obrar de acuerdo Conmigo en todo, pues Yo Soy Dios, Soy El Mismo ayer, hoy y por todos los siglos eternos. Por eso es que Mi Verdadera Iglesia, Que Es La Católica, es Inalterable y ha de ser siempre más y más llena de Mí en todo.

4. Habéis oído decir:

Hay que defender una “fidelidad creativa a la tradición”.

Hijos Míos: La Verdadera Fe no la creáis vosotros, la Verdadera Fe es Infuso Conocimiento Sobrenatural de Mí, y de Mi Padre y de Nuestro Espíritu Santo, que Nuestras Tres Divinas Personas, Que Somos Un Solo y Único Dios Vivo y Verdadero infundimos, libre y gratuitamente, en las almas que no nos ofrecen resistencia.

5. Habéis oído decir que, la Tradición, como “origen de la fe”, o “crece o se marchita”.

Hijos Míos: Yo Soy el Origen y la Fuente Viva y Perenne de la Fe, Yo Soy El Origen y la Fuente Viva y Perenne de Mis Sagradas Escrituras y de la Transmisión Oral Apostólica de toda Mi Divina Revelación.

El Crecimiento de vosotros en Mi Divina Revelación Infinita y Eterna por medio de la Fe Viva, Divina y Católica FE Que debéis siempre más y más recibir y vivir de Nos, de Mi Padre, de Mí, y de Nuestro Espíritu Santo, jamás se marchita en Sí Misma, pues Es Sobrenatural, Incorruptible, Inalterable, y contiene toda Nuestra Divina Revelación de Nos Mismo, de Nuestros Infinitos e Inagotables Misterios.

No es la Fe, que os regalamos libre y gratuitamente, la que se marchita, sino vuestras almas, si no vivís crecientemente Esta Única Divina y Católica Fe.

6. Habéis oído decir que alguien dijo una vez que “la tradición es la garantía del futuro y no una pieza de museo”.

Hijos Míos: Las piezas de museo no son comparables con la TRANSMISIÓN Viva, Divina e Infalible de Mi Infinita, Única e Inalterable Doctrina, en la Cual TRANSMISIÓN consiste la VERDADERA TRADICIÓN ORAL de Nuestras Divinas e Inalterables Enseñanzas, Que llevamos a cabo a través de Nuestros Propios Apóstoles y legítimos Sucesores SUYOS Fieles a Nos.

7. Habéis oído decir, “es lo que hace crecer a la Iglesia de abajo hacia arriba, como un árbol, desde las raíces”.

Hijos Míos: Si no entendéis así Nuestras Divinas e Inalterables y Sagradas Escrituras y Nuestra Divina Tradición Oral de Nuestra Divina e Inagotable Doctrina, entonces os habéis equivocado, y, por lo tanto, no Me seguís a Mí, sino a Mí adversario y a sus secuaces, por lo tanto, vuestro crecimiento será en el árbol prohibido, del cual no podéis comer, pues entonces no crecería hacia Nuestro Cielo, sino hacia el infierno, que es fruto del engañoso y diabólico árbol plantado por el demonio, árbol de la falsa ciencia, del falso conocimiento, del falso amor.