Septuagésimos novenos Diálogos de Jesús con San Pedro Apóstol, Padre de los Apóstoles

Hijo Nuestro Muy Amado, Pedro Apóstol, Padre de los Apóstoles:

«TÚ ERES PEDRO, Y SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARÉ YO MI IGLESIA, Y LAS PUERTAS DEL INFIERNO NO PODRÁN CONTRA ELLA. A TI TE DOY LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS. LO QUE ATES EN LA TIERRA, QUEDARÁ ATADO EN EL CIELO; Y LO QUE DESATES EN LA TIERRA, QUEDARÁ DESATADO EN EL CIELO» (Mateo 16, 19)

PRUEBA DE FIDELIDAD A MARÍA SANTÍSIMA PARA MIS SACERDOTES

PEDRO: DÍ A LOS CORDEROS TODOS DE MI CELESTIAL REBAÑO QUE PEREGRINA AÚN POR LA TIERRA, DE PARTE MÍA, EN NOMBRE MÍO Y DE MI PADRE Y DE NUESTRO ESPÍRITU SANTO Y EN NOMBRE DE MI SANTÍSIMA MADRE:

13° CENÁCULO CON NUESTRA MADRE

DÉCIMO TERCIA COMUNICACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, LA MADRE DE DIOS, CON NOSOTROS, HACIENDO DE NUESTROS HOGARES, CASA SUYA, CASA DE ORACIÓN

«Hijos Míos Sacerdotes, Ministros de Mi Dios Hijo: MiradMe. Yo Soy Toda Sobrenatural, Toda Divina. Jamás fue Mi Ser y Mi Persona presa de lo natural. Toda Yo y Todo en Mí es y está desde el Principio Elevado a la Vida Misma de Dios y a Sus Propias Tres Divinas Personas.

Mi Conciencia solamente tiene y tuvo desde el Principio, en la máxima participación que Dios Mismo puede sin medida dar a una pura criatura, la Conciencia de Cada Una de las Tres Divinas Personas: la Conciencia Infinita Que Cada Divina Persona tiene de Su Misma, Propia, Única y Entera y Eterna Divinidad, y de Sí Misma y de Sus Otras Dos Divinas Personas.

Mi Elevación Es Tal, Que sólo Tuvo Mi Conciencia la Conciencia del Padre con RELACIÓN a Su Único Hijo, que Es Mi Único Hijo, en Su Mutuo Amor, que Es Mi Esposo, el Espíritu Santo. Mi Conciencia Sólo tuvo la Conciencia de Mi Único Hijo, el Unigénito del Eterno Padre, en RELACIÓN con Su Mismo y Único y Eterno Padre, en Mi Divino Esposo, El Espíritu Santo.

Mi Conciencia Sólo tuvo la Conciencia de Mi Divino Esposo, el Espíritu Santo, Amor Mutuo, Infinito y Eterno de Mi Padre y de Mi Hijo, en RELACIÓN con el Mismo y Único y Eterno Padre de Mi Mismo y Divino Hijo Jesucristo, en Mi Mismo Padre y en Mi Mismo Hijo.

Mi Conciencia Sólo tuvo la Conciencia de Mi Divino Esposo, el Espíritu Santo, Amor Mutuo, Infinito y Eterno de Mi Hijo y de Mi Padre, en RELACIÓN con Mi Dios Hijo Jesucristo, que Es El Único y Eterno Hijo de Mi Padre, en Mi Mismo Hijo y en Mi Mismo Padre.

Yo siempre desde el Principio Soy y fui Consciente de cómo Mi Dios Padre y Mi Dios Hijo Se RELACIONAN con Mi Esposo Dios Espíritu Santo; y de cómo Mi Esposo Dios, Mi Espíritu Santo, Amor Mutuo, Subsistente, Personal de Mi Mismo Padre y de Mi Mismo y Único Hijo, Se RELACIONA con Ellos Dos; y, TODO, EN EL SER DIVINO O ESENCIA DIVINA Y ETERNA DE MIS TRES DIVINAS CONCIENCIAS PERSONALES: MI PADRE, MI HIJO Y MI ESPÍRITU SANTO.

Yo Soy la Inmaculada Concepción que las Tres Divinas Personas, el Único Dios Vivo y Verdadero, quisieron tener de Sí Mismas en pura criatura; pues Yo, sin dejar de ser solamente criatura, fui del todo elevada a Ser Toda Absoluta y Eminentemente de Dios y Estar, Toda Absolutamente de Dios, y, desde Dios, en Dios Incomprensible e Inefablemente Transformada, Todo lo más posible que para el Mismo Dios Es Posible, Siendo como Es Infinitamente Poderoso; y Él quiso actuar todo Su Infinito Poder, Toda Su Infinita Sabiduría, Todo Su Infinito Amor en Mí, hasta el punto de que Yo Soy, por Máxima Participación de Dios, Todo lo que Dios Es, no por Mí Misma, sino por Él Mismo, pues Él así lo ha querido.

Adentraos, pues, queridos Sacerdotes Míos, en Mi Inmaculado, Purísimo y Afligidísimo Corazón inmensamente Lleno de Gracia, para que así os libréis de las limitaciones y tiranía de lo natural y viváis Mi Vida en vosotros, en creciente participación, alegrándoos de que nunca jamás, ni en toda la Eternidad, Me podréis completamente comprender, pues Dios Me quiso dar la Única Dignidad Casi Infinita Que Yo, por Él, Soy. ¡Cuánto os debéis alegrar de ello!

Entregaos, consagraos a Mí y os haré vivir y dar a raudales la Vida de Mi Dios, del Único Dios Vivo y Verdadero, Que Es Mi Santísima Trinidad, a las almas.»

Consagración de Consagrados, Con la Hermana Dorotea Sor Lucía de Fátima. (Ver Evangelio de San Juan 17, 19)

Sor LUCÍA de Fátima, la que estuvo como Dorotea en Túy, la verdadera vidente de NUESTRA MADRE EN FÁTIMA; ELLA, desde el Cielo, la LUCÍA DOROTEA, que significa ADORADORA DE DIOS, nos invita a vivir siempre, en PROFUNDA ADORACIÓN, el SANTÍSIMO SACRIFICIO DE LA MISA, que es el Único Sacrificio de Cristo, hecho presente en el Altar, a través del Ministerio Sacerdotal, consagrándonos, cada vez más, todos los bautizados, confirmados y los ordenados, a los Sagrados Corazones de Jesús, de José y de María, la Inmaculada Concepción, Y CONSAGRANDO TODA LA JERARQUÍA DE LA IGLESIA ÚNICA DE CRISTO, LA CATÓLICA, LA NACIÓN DE RUSIA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA; y por MARÍA SANTÍSIMA, CON ELLA MISMA, EN ELLA MISMA, suplicar, a la SANTÍSIMA TRINIDAD, SER MÁS Y MÁS CONSAGRADOS EN LA VERDAD.

iiiVENGA EL TRIUNFO DE LAS LLAMAS DE AMOR DE JESUCRISTO, JOSÉ Y MARÍA!!!

¡¡¡Flammarum Amoris Triumphum Iesuchristi+Ioseph+Mariæ Adveniat!!!

F. A. T. I. M. A.

24 de Marzo del Año de Gracia y Misericordia de la Santísima Trinidad, 2.020.