V Transmissio Universalis Romanæ Petræ Iesuchristi Nazareni, Gloriosi Iudæ Leonis

5ª TRANSMISIÓN DE LA UNIVERSAL ROMANA PIEDRA DE JESUCRISTO NAZARENO, GLORIOSO LEÓN DE JUDÁ

Nuestro Señor Jesucristo dice a nuestros corazones:

«Yo he creado Mi Cuerpo para que sea lo que Yo Soy.

Yo he creado Mi Cuerpo Místico para que sea semejanza de lo que Yo Soy».

He aquí la diferencia entre Su Cuerpo Físico y Su Cuerpo Místico, o sea, entre Su Propia Naturaleza Humana y Su Propia Iglesia Única, Que Es Una Sola Esencia Creada por Él y por Su Eterno Padre y por el Amor Infinito y Eterno de Ambos: Iglesia que es Substancia que brota continuamente del Costado de Cristo, un Misterioso Cuerpo Espiritual que es de Su Costilla formado, Substancia creada Consorte Suya, a imagen perfecta y a semejanza perfecta Suya, que Es Un Ser Misterioso, no persona, no mujer ni varón ni ángel, Que Brota Continuamente de Su Costado Abierto, de Su Corazón Traspasado: Ser o Cuerpo Místico Nunca jamás Separado Ni Separable de la Persona Únicamente Divina Que Es Cristo; la Cual Substancia aglutina en Sí, por la Divina Virtud de Cristo y del Padre y del Espíritu Santo, a todos los ángeles que quisieron obedecer a Cristo, junto con todos los seres Humanos que quisieron o quieren o quieran en el futuro obedecer a Cristo, aceptando a Cristo Tal Cual Es, católicamente, es decir, en totalidad o universalmente, o sea, con Todos Sus Propios Infinitos Misterios o Verdades Divinas, formando por este Mismo Cuerpo Místico de Cristo y con Él Mismo, un Solo Cuerpo con Cristo Nuestro Señor, Que Es El Que Es El Eterno Jesucristo Hijo Único del Padre, lleno de Gracia y de Verdad, el Único Camino, Verdad y Vida, Hijo Único de María, la Cual Es la Inmaculada Concepción, la Llena de Gracia, La Madre de Dios Hijo y de Su Mismo Cuerpo Místico y de Sus Miembros, ángeles y seres humanos.