XIII Transmissio Universalis Romanæ Petræ Iesuchristi Nazareni, Gloriosi Iudæ Leonis

13ª TRANSMISIÓN DE LA UNIVERSAL ROMANA PIEDRA DE JESUCRISTO NAZARENO, GLORIOSO LEÓN DE JUDÁ

TEMA: LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA TUVO SIEMPRE Y TIENE PARA SIEMPRE SU PROPIO «YO» (o Espíritu Personal Creado antes de todos los siglos), TOTALMENTE UNIDO A CADA UNA DE LAS TRES DIVINAS PERSONAS; Y SU CUERPO Y SU ALMA, TOTALMENTE LLENOS DE LA PLENITUD DE LA DIVINIDAD O ESENCIA DIVINA DE SU PADRE Y DE SU HIJO ÚNICO JESUCRISTO Y DE SU ESPÍRITU SANTO, Y DE LA SACRATÍSIMA Y ADORABILÍSIMA HUMANIDAD DE SU MISMO HIJO ÚNICO JESUCRISTO.

1. Patris Avis Corredemptrix Eucharística = El Ave del Padre, Corredentora Eucarística.

«Mis almas: Yo Soy la Inmaculada Concepción. Soy el Ave Mística, Espiritual, el Ave Grande que Me acerco a vosotras, almas Mías, como Corredentora Eucarística, con Mi Divino y Eterno Hijo Único Del Padre y Mío.

Yo Soy la Mística Ave del Padre, enviada por el Eterno Padre para vuestra Eterna Salvación».

2. Pontíficis Avis Christi Eucharistíæ = El Ave del Pontífice Cristo Eucaristía.

«Mis almas: Yo Soy la Inmaculada Concepción, que vengo con Mi Divino Hijo, Pontífice Sumo y Eterno, como Ave Mística Suya, para dárosLo. Disponeos, pues, a recibirLo debidamente».

3. Parácliti Avis Consolatoris Eucharística = El Ave Eucarística del Paráclito Consolador.

«Mis almas: Yo Soy la Inmaculada Concepción, Esposa del Amor Mutuo y Eterno de Mi Padre y de Mi Hijo, Amor Que Es el Espíritu Santo, el Cual Es Mi Eterno Esposo.

Yo Soy Su Inmaculada y Divina Ave.

Yo Soy la Inmaculada Esposa de Dios Paráclito, el Defensor, el Consolador».

4. Pleníssima Avis Christi Esentiis = El Ave Plenísima de las ESENCIAS de Cristo: La Divina y la Humana.

«Yo Soy la Inmaculada Concepción, que estoy abismada en Cada Una de las Tres Divinas Personas, estando toda Mi Propia Naturaleza Humana inimaginablemente repleta de la Esencia Única, Verdadera y Eterna de Sus Tres Divinas Personas, e inagotable y sobreabundantemente colmada, llena, remecida, rebosante, de la Adorabilísima y Sacratísima Alma de Mi Único Hijo Jesucristo y de Su Divinísimo, Adorabilísimo y Sacratísimo Cuerpo.

Yo Soy el Ave de la Esencia Divina de Mi Padre y de Mi Hijo y de Mi Espíritu Santo, y de la Adorabilísima y Sacratísima Humanidad o Divinísima Esencia Humana de Mi Único Hijo Jesucristo».